Ya hay acuerdo entre la UE y Reino Unido para el Brexit. Un pacto que afectará entre otras cosas a las mercancías españolas que entren en las islas. Aunque estas, no tendrán aranceles, no todo seguirá como antes de la salida de los británicos de la unión. Ahora, Gran Bretaña empezará a ser un “país tercero”, y eso supone que los productos que lleguen desde nuestro país deberán hacer frente a mucha burocracia en la frontera. Además, deberán pasar más controles.

Nuevas condiciones, que sufrirán, por ejemplo, los agricultores de aguacate. El 20% de los que se cultivan en Andalucía acaban en el Reino Unido. Y aunque, finalmente no tendrán que pagar aranceles si se verán afectados por un aumento de controles en la frontera, que ralentizarán el comercio.

Por otro lado, cabe reseñar, que España vende cada año vendemos a Reino Unido 20.000 millones de euros en mercancías. Una cuarta parte de estas son alimentos y bebidas, que ahora tendrán que someterse a controles en la frontera. A este respecto España tiene la ventaja competitiva de que puede colocar en 24 sus productos gracias a los camiones frigoríficos.

El problema, es que tras el Brexit los camiones necesitarán un permiso especial, ya que están pisando suelo no europeo. De esas autorizaciones sólo hay 800. Por lo que, circular en Reino Unido el 1 de enero se antoja complicado

Complicaciones que pueden provocar, que buena parte de nuestras exportaciones a las islas británicas cambien el camión por el barco. España tiene también a este respecto otra ventaja. Un tercio de las mercancías exportadas por nuestro país a Reino Unido salen del puerto de Bilbao.

Otro sector que se verá afectado por este acuerdo para el Brexit es el de la pesca. Tras la salida de los británicos los pescadores que faenaban en estas aguas deberán hacerlo en otras más saturadas.

Articulo Original